revestimiento interior para furgonetas

¿En qué consiste revestir una furgoneta por dentro?

En profesiones como la fontanería, la carpintería o la albañilería es inevitable la caída de herramientas u otros objetos pesados que puedan dañar la chapa de la furgoneta. Por ello, siempre que equipamos un vehículo de estas características, recomendamos invertir en el revestimiento interior de tu furgoneta.

Con todo ello, te aseguras de proteger el interior de la misma, especialmente su compartimento de carga. Y garantizas una mayor durabilidad de sus paredes, suelo y techo.

 A continuación, te hablaremos más sobre este tema y haremos especial hincapié en aquellos aspectos que debes tener en cuenta para revestir una furgoneta por dentro.

Revestimiento interior de una furgoneta: ¿En qué consiste?

Cuando hablamos de revestir una furgoneta por dentro, nos estamos refiriendo a cubrir o forrar el interior del vehículo para evitar que sufra daños derivados de golpes, caídas o cualquier otro accidente durante el trabajo.

Normalmente el material que se usa para ello es madera, aunque también es frecuente utilizar polipropileno o chapa. No obstante, sea cual sea el material, alarga la vida útil de la furgoneta, a la misma vez que evita que esta se ensucie por derrames o sufra abolladuras.

Lo más común es realizar el revestimiento interior para furgonetas sobre paredes, techo, suelo y ruedas. Esto último permite aprovechar mejor su espacio. Pero para que el resultado final sea el deseado, es necesario considerar aspectos como los que comentamos ahora.

A tener en cuenta si vas a revestir tu furgoneta por dentro

Antes de empezar a revestir tu furgoneta es preciso que te informes, pues existen pequeños detalles que debes tener en cuenta para conseguir el resultado que buscas.

El material puede parecer el más importante, pero también lo es el precio o tipo de furgoneta. En el primer caso, deberás optar por un revestimiento interior de furgonetas que se ajuste a tu presupuesto. Y, en el segundo, tener el regla toda la documentación de la misma para que la inversión sea rentable.

No invertir en el revestimiento de una furgoneta sin homologar

Este consejo es clave, especialmente si el presupuesto del que dispones para equipar tu furgoneta es limitado. Así que asegúrate, antes de iniciar el panelado y revestimiento, que tu furgoneta está homologada, cumple con la legislación vigente y tiene el certificado de taller de la ITV correspondiente. En caso de que no sea así, la inversión de todo este trabajo no será rentable e, incluso, puedes llegar a sufrir una sanción económica bastante elevada.

Además, es posible que encuentres información en la que den por válido el revestimiento interior de una furgoneta sin homologar cuando se hace con material ligero. Dada nuestra experiencia, podemos afirmar que no es nada recomendable. Y más cuando lo que está en juego es tu actividad profesional.

Revisar las medidas de tu furgoneta

Lo ideal es que el revestimiento interior de tu furgoneta sea a medida. Y para ello resulta esencial revisar la altura y longitud de la misma. Míralo en la ficha técnica o coge un metro y mídelo de forma manual. Lo importante es que sean unas medidas fiables para que las piezas encajen y panelar tu furgoneta sea una experiencia grata.

Analizar pros y contras de cada tipo de material

Por último, como decíamos antes, puedes revestir tu furgoneta por dentro de madera, chapa o polipropileno. En cualquiera de los casos, te vas a encontrar con diferentes grosores y acabados. Nuestro consejo es que elijas un espesor suficiente para proteger de golpes y abolladuras, así como un acabado que facilite la limpieza del panelado.

Eso sí, si lo vas a hacer tú mismo, infórmate bien sobre cómo forrar una furgoneta según el material que hayas elegido.  Con esta información, verás que es muy sencillo proteger el espacio de carga de tu vehículo comercial.