trampillas para suelo

Trampillas para suelo y otros tipos para furgoneta

El uso de trampillas para suelo o de cualquier otro tipo, es útil tanto para aprovechar huecos de la furgoneta, como para crear pequeños armarios improvisados en tu mobiliario. Te van a permitir guardar cualquier herramienta o material, al mismo tiempo que mantienes ordenado el espacio de carga de tu taller móvil.

Recuerda que el orden transmite una imagen de profesionalidad a tus clientes y que favorece la productividad en el trabajo. Dicho esto, veamos qué son las trampillas para suelo, qué tipos de trampillas hay y en qué consisten cada una. Así podrás elegir la más adecuada para tu vehículo comercial.

¿Qué son las trampillas para suelo?

Una furgoneta taller debe contener todo lo necesario para prestar un buen servicio in situ. Solo así conseguirás la máxima satisfacción de tu cliente, así como que te recomiende y crezca tu lista de encargos.

Por esta razón, conviene aprovechar cualquier hueco que pueda existir. Esto te permitirá llevar contigo en tus desplazamientos toda la maquinaria y herramientas que necesites, ahorrando tiempo y dinero, en cada uno de ellos.

Las trampillas para suelo son una solución recomendada para estos casos. Se colocan sobre cualquier hueco que exista en él. Te aconsejamos incluir un cierre de seguridad para impedir su apertura accidental.

¿Qué tipo de trampillas puedes instalar en tu furgoneta?

Las trampillas más típicas son las inferiores, superiores y abatibles. Se diferencian por el tipo de apertura, así como por el lugar donde pueden ser instaladas. 

Sea como sea, son una excelente opción para crear espacios cerrados, por ejemplo, en  estanterías para furgonetas. Basta con añadir una trampilla y se transforma en un armario seguro en el que almacenar cualquier tipo de carga.

Las anteriores, las trampillas para suelo, están enmarcadas dentro de la categoría de trampilla inferior. Ahora vemos en qué consiste, pero podemos adelantar que, además de para salvaguardar el material, puede servir como elemento de seguridad en caso de herramientas de alto valor.

Trampilla inferior

En este caso, hablamos de trampillas que se abren hacia arriba. Ya sea que estén instaladas en el suelo, o en el mobiliario, al levantarlas ocupan muy poco espacio, lo cual facilita el tránsito y la movilidad en el habitáculo de carga de la furgoneta.

Las dimensiones varían, pero suelen medir 324 mm de alto. Como decíamos, es posible colocarlas en el suelo o sobre el mobiliario de tu furgoneta. Están diseñadas para ambos usos. Y, si lo prefieres, puedes incorporar una cerradura especial para asegurar aquella herramienta o material que guardes en la trampilla (normalmente esto está más indicado en trampillas para suelo).

Trampilla superior

Estas se instalan en el mobiliario y también se abren hacia arriba, de tal forma que en su apertura forman un ángulo prácticamente de 90 grados con el equipamiento.  Y en cuanto a sus dimensiones, son similares al caso anterior. Presentan:

  • Altura máxima de 324 mm
  • Altura mínima de 180 mm
  • Ancho máximo de 1521 mm
  • Ancho mínimo de 507 mm

Trampilla abatible

A diferencia de las anteriores, la trampilla abatible se abre hacia abajo. Y, cuando lo hace, se queda a la misma altura que el mobiliario en el que está instalada. También es útil para colocarlas en estanterías, aunque funcionan bien en cualquier otro equipamiento. Aunque sus dimensiones son variables, lo normal es que tengan una altura mínima de 108 mm y una máxima de 252 mm.

Tanto las trampillas para suelo, como las superiores o abatibles, son compatibles con los equipamientos de furgonetas Renault, así como de cualquier otra marca de vehículos.

Si quieres ganar espacio en tu taller móvil, te recomendamos probarlas y aprovechar así cualquier hueco que te permita ganar espacio.